Seleccionar página
La piscina climatizada del polideportivo municipal ha albergado la réplica de un naufragio real ocurrido en el siglo XIV a.C.

Nora Bermejo

Los alumnos han clasificado los objetos recuperados en la piscina.N.B.

Los alumnos han clasificado los objetos recuperados en la piscina.N.B.

Más de un centenar de escolares de Tarazona han participado este martes en una actividad de divulgación de arqueología subacuática que se ha desarrollado en la piscina climatizada del polideportivo municipal. Alumnos del colegio público Moncayo, el Sagrada Familia y el instituto Tubalcaín se han sumergido para rescatar los tesoros de un antiguo barco naufragado. 
Este proyecto ha surgido en la Universidad de Zaragoza de la mano de la Start Up Arqueología y Didáctica S.C. y se ha convertido en la primera simulación de excavación subacuática en el mundo, por lo que se enmarca dentro de las líneas más vanguardistas de la didáctica arqueológica europea y está recorriendo el país con las demostraciones, que pueden ir dirigidas tanto a niños como a adultos.

“Lo que intentamos es transmitir la prehistoria y el método arqueológico al gran público con formas innovadoras que cambien el discurso de los museos y para intentar contextualizar las piezas en su ambiente”, ha explicado el arqueólogo Andrés García-Arilla.

Es una labor de concienciación, ya que a los niños se les ha explicado el método arqueológico para intentar evitar los expolios que en ocasiones se producen en los yacimientos. “La pieza contiene una información que está asociada a su posición en ese contexto que es el que le da significado”, ha dicho García-Arilla.

Así, en la piscina se ha reproducido un naufragio real para que los niños extraigan las piezas de ese contexto. “Es una réplica exacta de un yacimiento arqueológico que existió realmente, el barco más antiguo que se ha encontrado en el mar Mediterráneo. Es un barco que se hundió frente a las costas de Turquía en el siglo XIV a.C. y que transportaba diez toneladas de lingotes de cobre y 17.000 objetos más de siete culturas diferentes del Mediterráneo”, ha contado el arqueólogo.

Los niños han extraído las piezas y se les ha dividido en grupos según la materia de los objetos: piedra y materia orgánica, cerámica y metales. “Entre todos reconstruyen la historia del barco gracias a la información que les proporcionan estos objetos”, ha explicado el responsable. Entre los objetos rescatados estaban las réplicas de una espada de los griegos micénicos, ambar báltico, un sello cilindro asirio, o un escarabajo egipcio.

Las concejalías de Deportes, Cultura y Juventud del Ayuntamiento de Tarazona han colaborado para apoyar esta iniciativa. “Desde el primer momento nos pareció algo interesante y diferente, que sirve para aprender un mundo desconocido. Han participado 110 escolares, la pena es que no ha salido el grupo de adultos que se ofertó”, ha dicho el concejal de Deportes, David Miguel.

Fuente: http://www.heraldo.es/noticias/aragon/zaragoza-provincia/2016/03/22/escolares-tarazona-recuperan-los-restos-antiguo-navio-una-actividad-arqueologia-subacuatica-831707-1101025.html