Seleccionar página

El bergantín se hundió tras haber chocado contra unas rocas en la isla de Citera en septiembre de 1802.

Fuente:https://www.elmundo.es/cultura/2019/10/17/5da8513afdddffbf888b46c1.html

Arqueólogos subacuáticos griegos que investigan el naufragio del bergantín Mentor, que transportaba a Inglaterra los mármoles retirados de la Acrópolis de Atenas por Lord Elgin, han descubierto objetos importantes que van desde la Antigüedad hasta el suceso.

Según dijo este miércoles el responsable del yacimiento, Dimitris Kurkumelis, «este naufragio se relaciona con uno de los acontecimientos más dramáticos de nuestra historia cultural».

El bergantín se hundió tras haber chocado contra unas rocas en la isla de Citera, al sur de Peloponeso, a pocos metros del puerto de Avlemon en septiembre de 1802.

El embajador británico del Imperio Otomano Lord Elgin consiguió recuperar del naufragio todas las cajas que contenían las metopas del Partenón, unas piezas impresionantes que Grecia aún espera recuperar de Inglaterra.

Elgin había conseguido las piezas gracias al permiso del Sultán, tras lo cual mandó arrancar gran parte del friso interior, cortar las metopas para separarlas del alto relieve -lo que provocó la mutilación de muchas esculturas-, y se adueñó de otras, como una de las cariátides del Erecteion y varias piezas de los Propileos y del Templo de Atenea Niké, todos en la Acrópolis.

Partenon
Un barqueólogo bucea en torno a los restos del Mentor. G. ISSARIS / HANDOUT EFE

En 1816 Elgin vendió las piezas a su Gobierno por 35.000 libras en medio de una gran polémica, pues se dudaba de que el permiso imperial le hubiese dado vía libre para trasladar tales obras.

Los objetos hallados por los arqueólogos subacuáticos durante la investigación arrojan información sobre la Antigüa Grecia y la Edad Media mientras son de finales del siglo XVIII y están relacionados con el cuaderno de bitácora del bergantín.

Entre los hallazgos de la investigación, que se llevó a cabo entre el 27 de agosto y el 15 de septiembre, se encuentran la empuñadura de una ánfora antigua fabricada en la isla de Rodas, dos pendientes de oro, un anillo también de oro decorado con flores, partes de un compás de madera, tres peones de ajedrez, una vasija de barro que servía para cocinar y poleas de madera con restos de cuerdas.

«La ánfora data del siglo II a.C., el anillo es del periodo bizantino y los pendientes deben ser de los siglos XIV-XV», explicó Kurkumelis.

La investigación sobre el naufragio empezó en 2012 y hasta ahora ha aportado información sobre la construcción del bergantín.

«Este bergantín fue construido en América y tiene diferencias con los que se construían en Europa», destacó Kurkumelis.

Según el arqueólogo, ya ha sido hallado y estudiado alrededor de un cuarto de la estructura del barco, lo que permite compararlo con los bergantines construidos en los astilleros europeos.

El bergantín era un velero con remos que apareció por primera vez en el Mediterráneo en el siglo XIII. A partir del siglo XVI, dejó de tener remos y así continuó hasta el siglo XIX, siendo el carguero más popular, pero también el barco preferido por los piratas.