Seleccionar página
  • La ‘startup’ Arqueología y Didáctica idea una actividad didáctica que reproduce el yacimiento arqueológico del pecio de Uluburun

Explorar como un verdadero arqueólogo subacuático los restos del navío hundido más antiguo del Mediterráneo y poder analizar los tesoros hallados puede convertirse en una diversión, pero también en una apuesta innovadora para promover la arqueología y despertar el interés por la ciencia. Éstos son algunos de los objetivos de ‘Un naufragio en tu piscina’, que reproduce el yacimiento del pecio de Uluburun, frente a las costas de Turquía en el siglo XIV a. C.,descubierto en los años 80 y excavado a lo largo de una década por el INA (Institute of Nautical Archaeology) de la Universidad de Texas.

El proyecto ha surgido en la Universidad de Zaragoza, de la mano de la ‘startup’ Arqueología y Didáctica, en concreto, por los arqueólogos Héctor Conget Vicente y Andrés García-Arilla Oliver. ‘Un naufragio en tu piscina’ se ha convertido en la primera simulación de excavación subacuática en el mundo frente a las abundantes recreaciones de excavaciones en tierra. Se trata de una actividad cultural educativa y lúdica de divulgación científica para todos los públicos y se inscribe “dentro de las líneas más vanguardistas de la didáctica arqueológica europea”, según apuntan desde la Universidad de Zaragoza.

La “extrema” precisión en la recreación de los 25 metros cuadrados que constituyen la zona nuclear del yacimiento turco, así como el desnivel que permite la toma de cotas, o la cuadrícula para posicionar materiales, son el resultado de un minucioso trabajo realizado por arqueólogos, escultores e ingenieros. La réplica evoca la embarcación de origen levantino (probablemente ugarítica o chipriota) que naufragó frente al cabo de Kas, en la actual costa turca, en la época denominada Bronce Final.

Un niño que participa en 'Un naufragio en tu piscina'. E. M.

Un niño que participa en ‘Un naufragio en tu piscina’. E. M.

Uluburun tiene varios formatos didácticos con actividades diferenciadas que se adaptan a los participantes desde Primaria y Secundaria a adultos e incluso como herramienta de formación de arqueólogos subacuáticos, buceadores y gestores culturales.

Los participantes inscritos en la actividad -hasta un máximo de 36- forman tres equipos que se sumergen bajo el agua para llevar a cabo varias pruebas propias de un arqueólogo, como la identificación y rescate de piezas, con las que se descifran los enigmas que plantea el naufragio.

El objetivo de Arqueología y Didáctica es “crear espacios interactivos de aprendizaje a partir de los yacimientos más significativos del planeta y construir una dinámica atractiva para que los participantes conozcan la prehistoria y el método que la estudia, desarrollando cierto grado de capacidad crítica”. Además, el proyecto promueve el uso cultural de las piscinas y la actividad física como componente intensificador del proceso de aprendizaje a todos los niveles.

Fuente:http://www.elmundo.es/economia/2015/07/02/5595790fe2704e557b8b4596.html