Seleccionar página

El navío, de origen griego, es el mejor conservado más antiguo encontrado hasta la fecha.

JOSÉ MANUEL ABAD LIÑÁN Twitter // El PAÍS – https://elpais.com/cultura/2018/10/23/actualidad/1540279558_142902.html

Homero comienza La Odisea rogándole a la musa que le cuente la historia del hombre de muchos senderos, que anduvo errante. Ulises u Odiseo —y quizá el propio Homero— son figuras míticas, pero ahora la arqueología ha descubierto, casi intacto, un barco hundido en algún punto de su ruta comercial y muy similar al que artistas griegos atribuyeron al héroe más famoso de la literatura clásica. El navío griego ha aparecido ante los ojos sorprendidos de un equipo internacional que exploraba el fondo marino del Mar Negro en busca de pistas para entender los cambios del nivel de las aguas durante 10.000 años.

El barco griego, confirma la datación por carbono, se hundió hace unos 2.400 años frente a las costas de la actual Bulgaria. Muy bien conservado, se parece mucho a otro pintado sobre una cerámica del 480-470 antes de Cristo que se conserva en el Museo Británico de Londres. En el vaso de Las Sirenas, Odiseo aparece atado al mástil mientras resiste el envite mortal de los cantos.

Si en efecto la nave se hundió hacia el 400 antes de Cristo, es probable que sus marineros hubieran sufrido los estragos de la terrible guerra del Peloponeso. Y para entonces, los griegos hacía mucho que se habían aventurado fuera de su tierra natal para fundar colonias hacia el este y el norte, en la costa del mar Negro.

“El hallazgo va a cambiar nuestra manera de comprender la construcción naval y navegación marítima en el mundo antiguo”, asevera Jon Adams, jefe del equipo investigador

Una creencia ancestral asociaba el punto cardinal norte con el color negro y de ahí, según algunas fuentes académicas, el nombre del mar. Con todo, a 2.000 metros bajo su superficie, donde se ha encontrado el pecio, reina la oscuridad. La imagen que ha publicado el equipo de investigación es una reconstrucción en tres dimensiones muy precisa usando una técnica llamada fotogrametría.

A esa profundidad tampoco hay oxígeno. Y en este caso eso se antoja una suerte, porque por esa razón el barco ha permanecido indemne a los teredos navalis,unos crustáceos que, como las termitas en tierra, devoran la madera bajo el agua. Sin bichos comemadera, sin luz y sin oxígeno, el fondo marino ha guardado el secreto milenario de un tesoro del mundo antiguo.

“Un barco que ha sobrevivido intacto desde la época clásica yaciendo bajo una capa de agua de dos kilómetros es algo que yo nunca habría creído posible”, afirma en un comunicado el líder del equipo de investigación, el profesor Jon Adams, que dirige un prestigioso centro de arqueología subacuática en la Universidad de Southampton (Reino Unido). Los investigadores muestran su asombro al descubrir, tantos siglos después, que el mástil de la nave seguía enhiesto, y los remos y timones, en su sitio.

Vaso de las Sirenas, que describe un navío similar al hallado en el mar Negro.

Vaso de las Sirenas, que describe un navío similar al hallado en el mar Negro. © THE TRUSTEES OF THE BRITISH MUSEUM

Por ese excelente estado de conservación, los descubridores se atribuyen haber hallado el barco intacto más antiguo encontrado hasta la fecha. “Esto va a cambiar nuestra manera de comprender la construcción naval y navegación marítima en el mundo antiguo”, asevera Adams.

Y no es la única cosecha de la expedición que ha obrado el hallazgo. El equipo rastreó el fondo marino durante tres años en un área de 2.000 kilómetros cuadrados. Hallaron otros 60 pecios: los más recientes, del siglo XVII, y los más antiguos, con la obvia excepción del navío griego, de la época romana.

El encuentro del pecio anunciado ahora ocurrió a finales de 2017. Los resultados de la expedición se presenta en sociedad junto a un documental este martes en el Museo Británico.

Ahora toca conservar el hallazgo en el lugar donde ha sido descubierto, como recogen los protocolos generales de la Unesco. Quienes quieran disfrutar de un barco digno de cantos míticos y del mismísimo Odiseo tendrán que conformarse con los modelos en tres dimensiones que, eso sí, reproducen fielmente la forma de los navíos sumergidos mucho más hondo de lo que un submarinista puede bucear.

 

“La frialdad del agua va bien a la conservación de los barcos hundidos”, explica la arqueóloga Rocío Castillo, del Museo Nacional de Arqueología Subacuática en Cartagena, pero la subida de las temperaturas por el cambio climático, advierte, puede dañar en un futuro al navío griego. La ciencia le pediría a la musa que los vestigios sigan sobreviviendo a la historia para que las historias más antiguas, como la de este barco, no queden en meras leyendas.

Fuente: https://elpais.com/cultura/2018/10/23/actualidad/1540279558_142902.html