Seleccionar página

 

 

Toma fotográfica para generar el modelo 3D con el torno subacuático.

Toma fotográfica para generar el modelo 3D con el torno subacuático. Bruno Pares y Guillermo González https://www.facebook.com/bruno.pares

 

1414488988_extras_ladillos_1_0

Virtualización de Bruno Pares https://www.facebook.com/bruno.pares

  • La asociación SIAS lleva la fotogrametría a los yacimientos de Cabrera para reconstruir los pecios

Un amplio historial de espolios y apenas un puñado de estudios precedieron a la primera campaña que la Sociedad de Investigadores de Arqueología Subacuática (SIAS) realizó en 2013 en aguas de Cabrera. «Pronto nos dimos cuenta de que necesitamos formas de conseguir más documentación sobre los yacimientos y los objetos que encontrábamos», explica el arqueólogo Bruno Parés. Una técnica no invasiva que permitiera captar el máximo de detalles sin extraer nada fuera del agua. Un milagro llamado fotogrametría.

Conocida en yacimientos arqueológicos terrestres, la fotogrametría es una técnica que, a partir de fotografías realizadas desde diversos ángulos y con un procesado posterior mediante software informático, permite crear modelos en 3D de gran calidad de los objetos retratados. «En nuestro caso, se obtienen a partir de fotografías subacuáticas que permiten llevar los hallazgos desde las profundidades del mar hasta la pantalla del ordenador», destaca el arqueólogo Bruno Parés, responsable de aplicar este método durante las inmersiones.

Las aguas cristalinas de Cabrera han permitido desarrollar esta técnica innovadora hasta convertirse en un «perfecto campo de pruebas» para aplicar las nuevas tecnologías al estudio arqueológico sin utilizar métodos intrusivos. El Parque Nacional posee, además, gran importancia desde el punto de vista de la arqueología subacuática por el gran número de pecios que esconde, incluyendo de época romana e incluso moderna.

 

El primer paso para la aplicación de la fotogrametría es el retrato. Una toma de fotografías «cuanto más exhaustiva y detallada mejor». Una fase para la que aún no existen estándares y en la que la SIAS está sentando unas bases científicas que permitan homogeneizar el trabajo y que determinen, por ejemplo, el número de fotografías necesarias o las distancias a las que disparar la cámara en un mismo yacimiento para tener un rastreo completo.

En el caso de los objetos individuales se ha empleado también un torno subacuático que radiografía cada detalle de la pieza a través del giro sobre una base instalada en el fondo del mar.

«Durante dos años hemos probado diversas formas de obtener modelos en 3D del fondo marino para ampliar la documentación y para facilitar la difusión de este patrimonio sumergido», destaca Parés. A su coste reducido se suma la existencia de múltiples variantes de fotogrametría que ofrecen un resultado con mayor o menor precisión y que exigen, al mismo tiempo, un nivel de preparación diferente para el arqueólogo-retratista.

Pese a que la legislación permite obtener permisos para extraer y analizar en tierra los objetos hallados, las últimas recomendaciones de la UNESCO apuestan por la conservación in situ de los mismos. Una realidad que ha potenciado la innovación en el estudio de estos yacimientos subacuáticos.

«Sacar o mover este material puede suponer una perturbación y causar daños irreparables», asegura el arqueólogo.

Los softwares más avanzados como el Agisoft Photoscan -utilizado también en arquitectura-, Photomodeler o 123DCatch construyen estas reproducciones tridimensionales con un porcentaje de error muy pequeño. Los usos de estas recreaciones pueden ser múltiples: desde su incorporación para el estudio de los yacimientos hasta la difusión a través de realidad virtual o, incluso, su materialización a través de impresoras en tres dimensiones.

El Congreso Internacional de Arqueología Subacuática IKUWA V celebrado en Cartagena hace apenas una semana permitió mostrar los primeros resultados de esta innovación que ya prepara su puesta de largo en varios estudios teóricos

 

Fuente.: http://nauta360.expansion.com/2014/10/28/baleares/1414488988.html