Seleccionar página

PARÌS: El Embajador de Honduras ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO, Alejandro Palma Cerna fue electo por unanimidad para presidir la Quinta Sesión de la Conferencia de Estados Partes a la Convención sobre la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático.

 

Participó igualmente en representación del país el Consejero de la Delegación Permanente de Honduras ante la UNESCO, José Antonio Funes.

El encuentro intergubernamental se desarrolla en la Sede de la UNESCO en Paris los días 28 y 29 de abril y durante el mismo se discutió principalmente las estrategias para mejorar la implementación y ratificación de la Convención; mejorar el acceso público responsable al patrimonio cultural subacuático; las recomendaciones del Consejo Consultivo Técnico y Científico; y las directrices operativas para la utilización del Fondo de la Convención.

La Convención sobre la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático fue adoptada por la UNESCO en 2001 y entró en vigor en 2009. La misma tiene como fin garantizar y fortalecer la protección del patrimonio cultural subacuático reconociendo como tal a todos los rastros de existencia humana que tengan un carácter cultural, histórico o arqueológico, que hayan estado bajo el agua, parcial o totalmente, de forma periódica o continua, por lo menos durante 100 años.

Entre estos se incluyen: los sitios, estructuras, edificios, objetos y restos humanos, junto con su contexto arqueológico y natural; los buques, aeronaves, otros medios de transporte o cualquier parte de ellos, su cargamento u otro contenido, junto con su contexto arqueológico y natural; y los objetos de carácter prehistórico.

El instrumento jurídico busca impedir el saqueo de estos sitios de patrimonio cultural al igual que la conservación e investigación de los mismos. A partir de la Convención se ha creado la Red UNITWIN para la Arqueología Subacuática, una red de universidades bajo la coordinación de la Universidad de Seljuk en Turquía que apoya los trabajos de formación académica y científica de los expertos que apoyan la implementación de la convención.

De la misma manera la Convención trabaja de cerca con reconocidas ONG internacionales que han sido acreditadas para colaborar en los objetivos de ésta, como ser el Consejo Consultivo de Arqueología Subacuática; el Centro de Actividades Internacionales del Patrimonio; el Instituto de Arqueología Náutica y el Comité Internacional para el Patrimonio Subacuático del ICOMOS.

Esta Convención alcanzó cierta notoriedad cuando recientemente sirvió como instrumento internacional para esclarecer el supuesto hallazgo en Haití de la carabela Santa María que transportó a Cristóbal Colón en su primer viaje a América. El Consejo Consultivo de la Convención basados en una amplia lista de criterios científicos luego de una minuciosa investigación determinó que los restos encontrados no correspondían esta nave

En esta sesión la Conferencia aprobó una nueva misión de investigación científica, en esta ocasión a Panamá para evaluar junto a expertos y autoridades del gobierno panameño el estado del pecio histórico del San José, un galeón español que se hundió en el siglo XVII en el archipiélago de Las Perlas.

Honduras ratificó la Convención sobre la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático en 2010 y desde entonces ha buscado al igual que otros países de la costa caribeña hacer uso del instrumento para proteger del saqueo los bienes de patrimonio cultural sumergido sobre todo aquellos que datan de la época colonial.

Fuente: http://www.tiempo.hn/nacion/item/28966-honduras-preside-asamblea-de-patrimonio-subacuatico-de-la-unesco-en-francia