Seleccionar página
El pecio de Ses Llumetes podría ser una nave romana de transporte hundida por un temporal

Patricia Álvarez 14/05/2016 Manacor

Foto del pecio de Ses Llumetes. AJUNTAMENT DE MANACORLo que hasta hoy se conocía como el pecio de Ses Llumetes, en Porto Cristo, podría tratarse en realidad de un barco romano de la época del emperador Nerón -concretamente del siglo I d. C.- y de unos 40 metros de eslora. Así lo indican los primeros indicios de la campaña de excavación del yacimiento submarino que se viene realizando este año.

Desde hace una semana un equipo de arqueólogos, restauradores, especialistas y voluntarios trabajan en las aguas de Porto Cristo con el objetivo de avanzar en la investigación de esta nave, descubierta en los años 50. Este proyecto, que realiza el Institut Balear d’Estudis en Arqueologia Marítima (IBEAM), se inició el pasado año y tiene previsto que se prolongue al menos hasta 2018.

Las primeras hipótesis apuntan a que se trataría de un enorme barco romano de transporte, que posiblemente realizó una parada en Porto Cristo para repostar agua y un temporal de levante lo empujó hacia la costa para acabar hundiéndolo. Las dimensiones de la nave duplican las de los actuales catamaranes turísticos.

Si la hipótesis fuera cierta, “nos encontraríamos ante un ejemplo valiosísimo porque conocemos muy pocos barcos de estas características” explica Sebastià Munar, que junto a Javier Rodríguez y Albert Martín dirigen les excavaciones del yacimiento submarino.

Además, que este hallazgo se realice hoy en día les permite conservar y estudiar disponiendo de mucha más información de la que permitían las técnicas arqueológicas antiguas.

Munar manifestó que “el objetivo de las excavaciones subacuáticas no es sacar el barco a la superficie ni sacar muchas de sus piezas, ya que los objetos han estado unos 2.000 años dentro del mar y los tratamientos de restauración y conservación son complicados“.

Aún así, los elementos extraídos con posibilidades de conservación que la nave deja al descubierto se depositan en el Museu de Historia de Manacor, donde un equipo de restauradores y conservadores los desaliniza y estabiliza “para que puedan durar muchos años en las vitrinas y almacenes del Museu”, según explica la directora del Museu d’Història de Manacor,Maria José Rivas.

Cuando el proyecto de excavación llegue a su fin, los arqueólogos cubrirán el yacimiento con lonas y materiales especiales para que ni los temporales ni las olas puedan dañar los restos.

En las últimas excavaciones se han encontrado más restos de lucernas, trozos de ánforas que contenían salsas de pescado y vino, utensilios de la tripulación, restos de llaves, cuerdas y otras piezas que formaban parte de la nave.

También se han localizado “restos de estucos, teselas de mosaicos y molduras que podrían indicar que el barco transportaba objetos de decoración y de construcción, o bien escombros que usaban como peso para mejorar la estabilidad del barco”, indica Sebastià Munar.

Fuente: http://www.elmundo.es/baleares/2016/05/14/5736fa29e5fdeaa8458b45b3.html