Los investigadores del Museo Arqueológico culminan la primera campaña para documentar el patrimonio oculto en las aguas torrevejenses

D. Pamies 24.06.2017 

Un equipo del Marq ha abordado por primera vez una carta arqueológica de la costa de Torrevieja en la que se ha podido catalogar el pecio de las tejas en La Veleta o las anclas de almirantazgo en La Mata.

El Museo Arqueológico de Alicante (Marq) está documentando e investigando por primera vez el patrimonio arqueológico subacúatico de Torrevieja en una campaña que comenzó a principios de este mes.

El «proyecto de actualización de la carta arqueológica del patrimonio cultural subacuático de la provincia de Alicante 2017-2022» fue presentado ayer en Torrevieja por el director del Marq, Manuel Olcina; la diputada provincial, Fanny Serrano; el director del proyecto, Rafael Azuar, y el director Técnico del Proyecto, Omar Inglese.

Foto Diario Información

Olcina explicó que la actualización de la Carta Arqueológica Subacuática de la provincia por el museo del Marq es uno de sus principales proyectos de investigación, que se inició en 2011 con la revisión de la información generada. En la fase actual el objetivo principal es la documentación del Patrimonio Cultural Subacuático (PCS) en la comarca de la Vega Baja, en sus municipios costeros -Guardamar del Segura, Torrevieja, Orihuela y Pilar de la Horadada-.

Unos trabajos en los que ha señalado «la dificultad añadida del medio acuático, así como la importante logística, infraestructura y el equipo humano experimentado que es necesario», dijo Olcina.

En esta campaña, que ha contado con la colaboración de voluntarios, se considera que el «riquísimo el patrimonio torrevejense» hay que estudiarlo de forma sistemática y científica porque estoy seguro de que va a dar muchas sorpresas».

Azuar destacó la importancia de Torrevieja por diversas aportaciones, como las ánforas que adquirió el Marq para su creación en 1932. Inglese explicó que el área de actuación que afecta a Torrevieja ha comprendido desde la Playa de la Mata hasta Punta Prima, las prospecciones y primeros sondeos se han realizado en el Embarcadero «Romano» de la Mata, Embarcadero de Torre La Mata, Playa de la Mata, Cabo Cervera, Playa de los Locos –Punta del Salaret, Ensenada de Torrevieja, Cala Ferris y Punta Prima.

Entre los hallazgos más relevantes de esta primera campaña señaló el pecio de las Tejas de 1920, que ya era conocido; anclas de Almirantazgo de grandes dimensiones y que podrían datarse en el siglo XVII frente a las costas de La Mata y restos cerámicos y plomos. Para llevar a cabo estos trabajos se ha contado con el respaldo de l Real Club Náutico de Torrevieja, la Cofradía de Pescadores de Torrevieja, el Puerto de Torrevieja y del buceador local Manuel Antonio Sánchez Torregrosa.

Muestra de una de las tejas del pecio situado frente a La Veleta

Olcina pidió a los ciudadanos que cuando tengan posibilidad de acceder a piezas en el fondo marino «las respeten, las dejen donde las encuentran porque en caso contrario nos privan de poder documentarlas en su contexto». Azuar también explicó que desde el punto de vista científico lo habitual desde hace dos décadas es no extraer los hallazgos subacúaticos a no ser que sea necesario para su recuperación o protección.También explicó que el mar es un medio en el que los restos arqueológicos pueden estar inaccesibles durante muchos años y aparecer de un día para otro.

El equipo de investigación del Marqu  indicó que las prospecciones se están realizando en zonas con profundidades muy accesibles, pero que tienen constancia de otras, situadas a cincuenta y noventa metros de profundidad donde los hallazgos de ánforas son relativamente frecuentes.

Pecio de las Tejas

Los investigadores quisieron ampliar la información de algunas de las zonas en las que han estado trabajando en los últimos días. Sobre el pecio de las tejas expliacaron que se trata de “una embarcación de considerable porte, naufragada en la ensenada de Torrevieja, frente a la zona conocida localmente como La Veleta. El pecio (un barco hundido) se encuentra a escasa profundidad, cuatro metros, y es conocido por los buceadores locale”.

En el yacimiento se encuentran los restos de una embarcación de madera de porte considerable naufragada y los restos del cargamento de la misma (teja plana Alicantina). Las tejas se fabricaron en Alicante entre el año 1917 y el 1921. Próximas investigaciones, indicaron, intentarán determinar que barco fue el que naufrago, “a priori aventuramos que puede tratarse de un pailebote construido durante las últimas décadas del siglo XIX, en los astilleros Torrevejenses.

A inicios del siglo XX, Torrevieja tenía una flota considerable de pailebotes, construidos en sus astilleros dedicada al comercio de la sal y de teja plana alicantina”, según los expertos en arqueología subacuática. El pecio, añaden “es especialmente interesante, ya que tal vez sea el único yacimiento subacuático que certifique dicho comercio. Además si la construcción del pailebote mismo es anterior a 1917, lo que estimamos muy probable, tiene la categoría de yacimiento arqueológico subacuático”.

En referencia a las anclas de Almirantazgo, explican que se encuentran en la playa de la Mata. Se han documentado 3 anclas de almirantazgo de considerable tamaño (300 cm; 220 cm; 250 cm de caña), encuadramos entre finales del XVII y XIX. Estas anclas aportan información muy relevante ya que nos dan datos sobre la dinámica de fondeo en Playa de la Mata y el muelle que se encuentra frente a la Torre. Uno de los objetivos de nuestro proyecto.

Durante las prospecciones y los sondeos se han recuperado algunos elementos cerámicos cuya cronología comprende un arco cronológico que abarca desde época antigua hasta la actualidad. También se han recuperado algunas barras de plomo, cuya cronología está por determinar

Presentación de la campaña de prospecciones subacuáticas en Torrevieja

La costa Torrevejense es una costa muy expuesta, con pocos o ningún refugio para los vientos de levante, además está sometida a un fuerte hidrodinamismo. Esto afecta a los materiales que se pueden recuperar, y a la ejecución de los trabajos de campo que se han visto condicionados por el viento y el mar de fondo.

La importancia de las Salinas de la Mata y Torrevieja y el comercio con la sal proveniente de las mismas, viene recogida en las obras de los historiadores y geógrafos, desde el siglo XV al s. XIX: de Bellot, Escolano, Cavanilles, Tofiño y Madoz, entre otros.

En la mayoría de los textos se hace hincapié en que, a pesar de las malas condiciones para el fondeo en la zona, abundantes embarcaciones deben hacerlo para cargar sal.

Está previsto, documentar los materiales arqueológicos de procedencia subacuática que se han recuperado en las costas de Torrevieja que se conservan en los museos arqueológicos de Guardamar (MAG), Museo Arqueológico – Paleontológico de Rojales y el Museo Arqueológico “Antonio Ballester Ruiz” de Callosa de Segura.

Fuente: http://www.diarioinformacion.com/vega-baja/2017/06/24/marq-desvela-tesoros-mar-torrevieja/1909969.html