Seleccionar página

Los restos arqueológicos mayas que yacen en el fondo del Lago de Atitlán serán examinados por un grupo de expertos enviados por la Unesco, a petición del Gobierno guatemalteco, informó la Organización.

La misión comenzará el próximo otoño boreal con el examen de los restos arqueológicos sumergidos en el lago, para “proponer un plan de gestión” de ese patrimonio que tenga en cuenta la opinión de los habitantes de la región, para quienes “reviste una importancia sagrada”, dijo la arqueóloga María Helena Barba Meinecke.

Barba, que dirigirá el proyecto, es la responsable del programa de arqueología subacuática de la Península del Yucatán en el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH) y miembro del Consejo Consultivo Científico y Técnico de la Convención del Patrimonio Cultural Subacuático de la Unesco.

“La misión se dividirá en tres partes, primero estudiaremos el grado de afectación y las condiciones de los restos, después generaremos una serie de iniciativas regionales de apoyo, y por último trabajaremos conjuntamente con la comunidad indígena”, señaló la arqueóloga.

La experta, que trabaja desde hace 15 años con comunidades indígenas de México, subrayó que el último punto es “clave”, ya que con esta exploración no pretende “alterar ninguna creencia” relacionada con esos “vestigios sagrados”, sino estudiar este patrimonio nacional.

En el Lago de Atitlán, el más profundo de Centroamérica, se descubrieron en 1996 numerosos restos arqueológicos del pueblo maya conocido como Samabaj, que al parecer estaba en una isla que pudo haber quedado sumergida tras un desastre natural.

La decisión de estudiar el fondo del lago fue tomada por los Estados Partes de la Convención de la Unesco sobre la protección del patrimonio cultural subacuático, que se celebró en París el 30 y 31 de mayo, informó la Unesco en un comunicado.

Reunidos este jueves en París, los representantes de los doce países que integran el Consejo Consultivo de la Convención acordaron nombrar a la representante mexicana al frente de la misión guatemalteca.

Previamente, los Estados Partes, crearon en su VI reunión el Registro de Buenas Prácticas para la conservación y difusión de ese patrimonio e inscribieron sus siete primeros modelos, dos de ellos mexicanos, cuatro españoles y uno portugués, indicó la nota.

Estos son el Museo arqueológico subacuático de Playa Bonita y la participación de las comunidades locales en la protección de su patrimonio cultural en el Nevado de Toluca, ambos en México; y el Programa PRCASC para la protección de 130 sitios del patrimonio subacuático del Mar de Cascaes, en Portugal.

Las iniciativas españolas son el proyecto de Protección jurídica del patrimonio arqueológico subacuático en Andalucía; Un naufragio romano para la sociedad, el pecio de Bou Ferrer, de Villajoyosa (Alicante); y Prospección y excavación arqueológica del pecio Deltebre I e Investigación arqueológica en los pecios Cala Cativa I/ Cap del Vol (Port de la Selva), los dos en Cataluña.

Samabaj, la ciudad sumergida bajo el Lago de Atitlán

Fuente: http://www.prensalibre.com/ciudades/solola/unesco-enviara-al-lago-de-atitlan-arqueologos-subacuaticos