Seleccionar página
  • El pecio descansa a 1.130 metros de la superficie, por lo que sólo se puede acceder con un robot submarino de acceso remoto
  • Hasta  ahora las excavaciones arqueológicas subacuáticas no habían superado los 90 metros, según el Ministerio de Cultura

La segunda expedición científica al pecio Nuestra Señora de Las Mercedes, ha recuperado 34 objetos, superando en más de un 300% los de la primera campaña. Entre estos figuran: dos candelabros, ocho platos, una gran fuente, varios tenedores y cucharas, todos de plata y un almirez de oro, que complementa la maja extraída en la campaña del año anterior.

Todos se encontraban detallados en los Manifiestos de Carga de la fragata que se conservan en Archivo General de Indias en Sevilla, lo que indica una vez más su pertenencia a la fragata Nuestra Señora de las Mercedes. Se han extraído con las máximas medidas de seguridad y han sido trasladados al Museo Nacional de Arqueología Subacuática para iniciar el proceso de consolidación y restauración.

2o-campan%cc%83a-mercedes

El pecio descansa a 1.130 metros de la superficie, por lo que sólo se puede acceder con un robot submarino de acceso remoto siempre y cuando las condiciones metereológicas sean idóneas. Durante casi la mitad de los nueve días que ha durado la expedición sólo se pudo descender a 150 metros debido a las malas condiciones.

Sin embargo, en la segunda mitad de la expedición se consiguió llegar por segunda vez hasta el pecio. Las inmersiones del denominado ROV (Remotely Operated Vehicle) se concentraron en dos puntos estratégicos donde se tenían identificados a través de los Manifiestos de Carga del Archivo de Indias la ubicación de diversos objetos.

Segunda inmersión con éxito

Es la segunda vez que España consigue realizar una exploración y excavación subacuática en alta profundidad, lo que la convierte en pionera a nivel mundial, según informa el Ministerio de Cultura, que organiza la expedición junto a la Armada y e Instituto Nacional de Oceanografía.

Hasta el momento las excavaciones de arqueología subacuáticas realizadas en Europa no habían superado los 90 metros de profundidad. Otras inmersiones con ROV habían llegado a varios centenares de metros pero limitadas a la fotografía y filmación de los fondos.

La expedición científica, embarcada en el buque ‘Ángeles Alvariño’, ha estado compuesta por un equipo de trece personas, entre científicos y técnicos, integrado por personal del Museo Nacional de Arqueología Subacuática, del Instituto Español de Oceanografía, y de la Armada Española, así como por expertos en el manejo del ROV, y por un equipo de filmación, que elaborará un documental para difundir la investigación. La campaña ha sido dirigida por el director del Museo, Iván Negueruela.

Los objetivos de este nuevo proyecto, entre otros, han sido documentar el estado actual de los restos del pecio y las condiciones en las que se encuentra toda la extensión del sitio arqueológico.

Se pretende posicionar todos los restos que se encuentren; limpiar aquellas partes del pecio que resulten de mayor interés científico y documentar en lo posible las operaciones que pudieran haber sido realizadas por el expolio de la empresa Odyssey, distinguiéndolas del fenómeno del hundimiento de la fragata en 1804.

Fuente: http://www.elmundo.es/la-aventura-de-la-historia/2016/09/20/57e14c35ca47418b7c8b45a9.html

20/09/2016